EL CLON

1195414122_clones.jpg

Parecía que el mundo entero se había vuelto loco. ¿Por qué tanto revuelto? Solo había aterrizado una nave espacial. Encendió la televisión para ver las noticias sobre aquello. Al principio lo miró con indiferencia, al poco no podía apartar la mirada de la televisión. Los seres que bajaban de la nave no se parecían a nada a como él se había imaginado a un extraterrestre, seres verdes, con garras y dientes afilados, babosos, grandes y muy inteligentes; a diferencia, todos eran clones suyos. Eso le perturbó y no sabía muy bien cómo reaccionar. Salió a la calle a airearse, todos con los que se cruzaba le señalaban con terror. El echó a correr e intentó huir todo lo lejos que pudo. Cuando giró la cabeza un montón de clones suyos lo seguían, de repente el mundo se acabó. Ante él, no había más camino, sólo un precipicio que daba al universo, se giró y miró a los clones. En silencio, se estaban deshaciendo, dejando solamente varios montones de arena blanca.

Se despertó empapado en sudor, casi saltó de la cama y miró a todas partes. Estaba en su cuarto, sólo había sido un sueño. Se sentó en la cama con un sentimiento desagradable en el pecho, algo lo tenía muy inquieto y no era sólo el soñar con él mismo. Döden, su perro, se acercó a él y le pidió mimos. Estuvieron un rato los dos estirados en la cama en silencio y luego salieron a pasear. Iba tan concentrado en sus pensamientos que no se fijó en nada hasta que se chocó con alguien. Levantó la mirada más mecánicamente que porque lo sintiera, para disculparse, aún perdido en sus pensamientos y se vio a él mismo.

Miró a su alrededor, todos eran él. Le entró pánico pero no corrió, nadie le miraba extraño, todos seguían haciendo sus cosas tranquilamente. Hablando entre ellos, paseando o caminando apresurados con caras de preocupación. Los miró con atención y se preguntó si todos eran él, o era él, al fin y al cabo, todos.

EL JARDÍN DE LA ABUELA

paisaje_fant_stico_con_rio_flores_y_linternas_la_magia_de_la_fantasia1.jpg

¡Plung, plonc, bang! Mi caballo es el más súper rápido de todos, ¡toma monstruo! ¡Soy el caballero más fuerte! Oh, no, el monstruo Papá está otra vez en la entrada de mi cueva, y es mega fuerte, le tiraré una flecha.

– ¡Marcos! Estoy trabajando, ahora no puedo jugar contigo. No me tires bolígrafos.

El monstruo se ha enfadado, es el momento de huir. Es el momento de robar el gran tesoro de la cueva fría. El gran tesoro de chocolate de la bruja Mamá. La bruja Mamá está comprando para las pociones malvadas, pero ella me engaña diciendo que son comidas y que me lo tengo que comer todo para ponerme muy grande y fuerte. ¡Ecs!, esa que llama “espinacas” está muy muy mala.

Me he escondido debajo de mi cama para comerme el tesoro pero la bruja Mamá ha llegado y me ha encontrado, se ha enfadado conmigo y me ha derrotado. Casi corro más deprisa que ella, pero me ha alcanzado y me ha castigado de cara a la pared. ¡Jo!, he de buscar un escondite mejor.

Ahora vamos a casa de mi yaya que vive en un castillo muy grande con un bosque que da mucho miedo detrás. Mi mamá dice que vive en una casa de payés y que por eso tiene tantos animales pero yo sé que en verdad es un castillo y que ella es la reina. Cada vez que vamos me cuenta una historia y yo le ayudo a seguirla, me lo paso muy bien con ella. Dice que cuando se vaya me dejará el castillo para mí solito, pero yo prefiero que vivamos los dos juntos para siempre, y contemos muchos cuentos más.

Las estrellas del jardín de mi abuela se van encendiendo una detrás de otra, mi mamá siempre me dice que no son estrellas, que son lamparitas que tiene mi yaya porque le gusta ir a pasear cuando anochece, pero yo no me lo creo porque yo sé que ella es un hada muy poderosa y que tiene estrellas para ella sola. Yo sigo las estrellas que van entrando al bosque encantado detrás del castillo mágico de mi abuela y voy hablando con los gnomos, los duendes y todas las criaturas que hace mucho que no veo. Ellos me cuentan que la malvada pantera Mirsifús ha estado por allí secuestrando mariposas y pájaros, un día lo vi yo. Estaba escondido y Mirsifú saltó muy alto, y… ¡agrm!, ¡se comió a un pájaro!

Me han pedido ayuda porque saben que soy un caballero muy fuerte, y vamos a ir a luchar contra ella. Nos hemos hecho unas espadas mágicas con unos troncos que un mago nos ha dejado y hemos ido a luchar.

He llegado a la zona más oscura del bosque, esa me da un poco de miedo, y muchas veces llamo a la bruja o al monstruo para que me enciendan una estrella o un sol y poder ver. Hemos ido todos en grupo para enfrentarnos juntos,; por el camino casi nos caemos a un gran lago pero como llevábamos puestas las botas mágicas de lluvia lo hemos saltado. Ha sido muy divertido porque hemos saltado hasta mover toda el agua y el hada Margarita se ha mojado mucho. Espero que mi mamá no me regañe por mojarla a ella y a mi pantalón.

Luego hemos seguido un camino y hemos peleado con unos bichos malvados, he pasado un poco de miedo porque uno me ha seguido, pero he conseguido despistarlo. En un momento he escuchado un ruido y me he acercado, tenía la espada mágica cogida muy fuerte y ha salido el monstruo Papá.

– ¡Que te como! – ha gritado; y yo he corrido muy rápido hacia él y le he saltado encima.Él ha gritado de miedo y yo he volado un rato corriendo con el monstruo derrotado.

El monstruo me ha contado muchas cosas del bosque, a veces nos peleamos y a veces somos muy amigos.

Hemos escuchado unas ramas moviéndose y nos hemos acercado cogidos de la mano porque yo tenía un poco de miedo. En la oscuridad, a lo lejos, vimos unos ojos amarillos gigantes.

 

DE MICRORRELATOS VA LA COSA.

GROTH

28f22785aa889e0407c6b34004ef1f34

Groth rugió con más ira y escupió más fuego. Encerrado hacia siglos en aquella prisión de tierra, luchaba por salir. Sentía cada día más presión que le empujaba hacia adentro, que le apagaba más y con la que apenas podía ni gritar, pero no se iba a rendir. Volvió a gritar más fuerte y escupió toda la ira que pudo. Las paredes comenzaron a temblar, rocas caían del techo hiriéndole, pero él no se dejó callar, gritó toda la ira que había almacenado con los siglos, gritó toda su soledad y toda la injusticia que sentía, gritó hasta que le ardió el pecho, ya podía ver el cielo a través del agujero que se había formado en el techo, oía gritos lejanos de horror. Volvió a gritar y escupió el resto de esperanzas que le quedaban, el agujero fue haciéndose más grande, y los gritos cada vez más fuertes, cada vez más voces se unían al pánico exterior. Con un último grito escupió sus últimas fuerzas y su temor, toda su opresión y fue apagándose un poco, fundiéndose con las paredes, calentando todo a su paso, fue acercándose al cielo que veía tan a lo lejos, acercándose a los gritos, quería atraparlos, esconderlos, apagarlos para siempre como casi habían conseguido con él, quería hacerlos eternos, unos gritos silenciosos que siempre se escucharían en el vasto silencio que iba a crear de ceniza.

GOLPE A GOLPE, VERSO A VERSO

81254f93ae481203a544d52f66bd3d12.jpg

No supo cuando había empezado a esconderse de sí mismo, lo había metido todo dentro de una fortaleza de excusas y procrastinación tan fuerte que ni él mismo sabía qué hacer, hasta que se cansó y golpe a golpe, verso a verso, fue rompiendo todos los muros que no le dejaban verse a sí mismo.

EL CHAMÁN

Jar_of_eyeballs

Unos ojos verdes, otros marrones y azules. En varios frascos, guardados en formol. Dentro de la cabaña, al lado de las plantas que huelen raro, al lado de los dientes de ajo y los collares de madera estaban los frascos con los ojos. El chamán siempre asustaba a los niños con esos frascos, pero la verdad es que a él también le daban respeto. Por las noches, antes de ir a dormir, giraba los frascos para que miraran en otra dirección, pero seguía teniendo la sensación de que le miraban. Sentía que esos ojos podían mirar en su interior, y sabían presente, futuro y pasado. Intentaba no pensar en secretos muy destructivos cuando pasaba delante de esos ojos, nada que le delatara, y acababa pensando en sus peores recuerdos. Sin pensar que, a fin de cuentas, esos ojos que tanto le atemorizaban, no eran más que eso: ojos en formol.

CRISIS CREATIVA.

ed93e317-d4e0-430a-b4f5-a40f0aa209ee.jpg

Todo en su cuarto vibraba con una extraña presencia. Apretó los ojos. “Todo es obra de tu imaginación, siempre igual, nunca me dejas descansar” pensó. Pero sentía una energía cada vez más cerca, casi rozándole, y algo mirándole casi a un palmo de su cara. Se apretó más a sus sábanas y abrió un ojo. Unas llamas encerradas en dos bolas de cristal le miraban pegadas a lo que parecía una cara. Gritó y empujó con todas sus fuerzas a la criatura que tenía delante, pero no se movió ni un centímetro en cambio, la agarró como un saco de patatas, luego la tiró hacia una esquina de su cuarto, y en vez de caer sobre el suelo duro, no sintió nada que la frenara. Tuvo la sensación de caer durante horas antes de aterrizar en algo blando, vio bajo suyo un espacio indefinido cubierto de lo que parecían colchones viejos.

– Espera, espera… ¿Colchones? – Dijo ella mirando hacia arriba.

– Tengo sueño, ¿vale? – Le contestó una irritada escritora. – Además tu historia ya me está aburriendo.

Todo en su cuarto vibraba con una extraña presencia. Apretó los ojos. “Todo es obra de tu imaginación, siempre igual, nunca me dejas descansar” pensó Pero sentía una energía cada vez más cerca, casi rozándole, y algo mirándole casi a un palmo de su cara. Se apretó más a sus sábanas y abrió un ojo. Unas llamas encerradas en dos bolas de cristal le miraban pegadas a lo que parecía una cara. Antes de que pudiera hacer nada unas garras se le clavaron en el cuello y toda la cama se llenó de sangre.

– Yo no querer hacer esto. – Protestó la bestia enfadada. – ¿Por qué yo no poder jugar con ella?

– ¿Qué os pasa a todos hoy? ¡Dejadme escribir tranquila!

– Pero si yo jugar todo ser más divertido, ¿no? Y así yo tener amigos ¿no? Nunca poder hacer amigos, siempre matar, romper, siempre malo, ¡yo no querer más eso!

– No, tú eres una bestia solitaria y mortífera.

– Siempre ser igual. – La bestia enfadada dio un golpe contra la cama y el cuerpo desangrándose aún cayó al suelo manchándolo todo.

– ¡Ya me has destrozado la imagen! pues tú tampoco apareces en la historia.

Se veía una calle solitaria, no se sentía ni el más mínimo murmullo. Todo estaba en calma pero al fondo se veía a un hombre tirado en el suelo, muerto.

– ¡Eh! ¿Quién ha matado a ese hombre? ¡Se suponía que pasaba en un rato, primero tenia que explicar la historia!

– Me ha insultado, a mí y a mi familia, y todos por aquí saben que conmigo nadie se mete. – Un vaquero estaba sentado en un porche sacando brillo a un revólver.

– Me da completamente igual con quién se ha metido o dejado de meter, ese hombre aún no debería estar muerto.

– A veces eres demasiado quisquillosa, ¿no? Pues mira, di simplemente que un vaquero fuerte y guapo lo mató por honor.

– Pero eso no es una historia ni es nada, ¿no te dije que salíais, os peleabais, él gritaba y entonces le matabas?

– Se… pero tardabas mucho. – Escupió a un lado y miró hacia arriba con fingida indiferencia.

– ¡Pues a ti también te borro!

En aquel enorme prado habían muerto muchos inocentes, los vikingos habitaban allí desde hacía cientos de año, eran sanguinarios, nada les paraba, en aquel enorme prado unos vikingos tomaban tranquilamente un té.

– No me jodáis… ¿Qué hacéis?

– Hallo! Wie…

– Nonono, vosotros tenías que estar matando a gente, ¿Qué hacéis?

– Tomar té, relaja bastante, ¿Quieres? Te vemos tensa.

– Vale, pues ya no escribo más hoy, cuando queráis hacerme caso hablamos, ala, tomad té, tu reina loca, sálvale la vida a alguien, y el bueno que mate a alguien, anda. Otro día ni empiezo a escribir. Adiós.

C’EST FINI.

neon-text-generator-poster-cest-fini (1)

 

Por la cabeza le pasaban miles de imágenes, algunas muy lejanas, otras muy cercanas. Se iban sucediendo una detrás de otra mientras un ruido de fondo le resultaba muy conocido. Clac. Clac. Clac. Y las imágenes pasaban.

Clac. Se veía a él de pequeño con un flotador en la cintura y unas gafas de bucear, llevaba un ridículo bañador de patos. Recordaba esa imagen, era de cuando su madre, harta de tener que desenredarle los rizos, había optado por raparlo al cero.

Clac. En la nueva imagen, se veía a él en su adolescencia sentado en una butaca con el pelo rizado, oscuro y todo enredado que le llegaba por el pecho. Reposando sobre las piernas tenía una libreta donde apuntaba sus ideas de canciones e historias.  A su derecha se veía su B.C Rich y entre las manos tenía la cámara de video que le habían regalado sus padres.

Clac. Él, vestido con una túnica larga y birrete, sonreía enseñando un diploma. A su lado, una chica sonriente le abrazaba cariñosamente por al cintura y con la otra mano sostenía su diploma. Era más bajita que él, con el pelo corto y rubio, llevaba un vestido rojo, la túnica abierta y su birrete. Recordó que esa fue la última vez que la vio, poco después le citó en una cafetería y entre excusas y mirando nerviosa para los lados, le confesó que sentía mucho aprecio por él pero que no era su tipo. ¿Dos años has tardado en darte cuenta? Se preguntó para sí, incapaz de decirlo en voz alta. Al tiempo se enteró que le había dejado por otro que le hacía más regalos que él.

Clac. Estaba en la puerta de una empresa, de traje y corbata. Su primer trabajo. Su pelo ya le llegaba por la cintura. Aún no había superado el trauma que le quedó cuando su madre le rapaba de pequeño y, en un pequeño acto de rebeldía interna, decidió no cortárselo jamás.

Entonces recordó a qué le sonaba el incesante clac. Recordó las mañanas eternas de clase, donde, entre la aburrida perorata de la profesora Rosario, cada clac le acercaba un poco más al timbre de salida.

Las imágenes fueron alejándose dejando paso a la incertidumbre. Estaba encima de un gran escenario, en el patio de butacas, muchos hombres con monóculo, bigote blanco y smoking aplaudían a rabiar, sonrientes. Algunos reían a carcajadas y otros silbaban. Se dio la vuelta y detrás suyo seguían pasándose fotos suyas. No comprendía qué estaba pasando. El público seguía aplaudiendo y él se sentía el centro de todas las miradas, eso nunca le había gustado.

Por su derecha entró al escenario un hombre con ropa informal, pero se veía claramente que había pasado horas arreglándose. Tenía gomina en el pelo y sonreía con los dientes más blancos que jamás había visto.

– Vamos, ¡aplaudan más fuerte a Germán! Hola Germán, ¿Cómo te sientes? menuda vida has tenido ¿eh?

Germán cada vez estaba más desconcertado, ¿Cómo sabía ese hombre su nombre? ¿Cómo que menuda vida?

– ¡Uy! No parecías tan tímido en pantalla, ¿sientes que te ha quedado algo por hacer?

– No entiendo qué pasa, ¿Quién es usted? ¿Qué… qué hago en el escenario…? ¿Qué?

Comenzó a enredarse, no sabía ni qué quería preguntar, le venían demasiadas preguntas que hacer.

El presentador tan sonriente como siempre, miró al público y se unió a la carcajada general.

-Me parece Germán, que no te das cuenta de donde estás. Estás en lo que en tu película llamabais “El cielo”. Pero tu película ha acabado y aquí estás. Menuda vida… A todos nos ha encantado.

-Me intentas decir que estoy… mue… – No podía pronunciar esa palabra.

Detrás de ellos unas luces de neón se encendieron. “C’est fini” ponía en las luces amarillas parpadeantes.

Después de una larga entrevista sobre las hazañas de su vida, recordando momentos que él había decidido olvidar y otros que había olvidado sin querer, le hicieron pasar detrás del escenario. Allí, en un camerino, se sentó en un gran sofá de color marrón café ante un hombre vestido de blanco, con un cabello largo recogido en una coleta, que le dijo con una sonrisa en la cara.

– Como habrá supuesto, ha muerto. El público ha fascinado con su historia, enhorabuena. Aunque casi siempre se fascinan con la historia de todo el mundo.

Germán se frotó la frente casi sin comprender.

-Es decir… que todos esos señores… ¿han visto toda mi vida? – Una verguenza no tan ajena lo invadió.

-Así es. – El hombre seguía sonriendo, eso le molestaba bastante tratándose de un tema tan delicado.

-Y, maldita sea, ¿Por qué te aplauden señores de traje cuando mue..? – Seguía sin poder decir esa palabra.

-Hombre, ¿no es bonito que te aplaudan después de hacer las cosas? Creo que así la muerte se lleva mejor. Ya es bastante duro enterarse de que has muerto. Si os recibimos con un aplauso, está comprobado que os lo tomáis mejor.

Germán estaba comenzando a pensar que se estaba volviendo loco. Había muerto y ahora estaba en un camerino. El no creía que hubiera vida después de la muerte. Como mucho, veía posible una reencarnación. El cielo siempre lo había imaginado con muchas nubes, gente de blanco, felices y cursis que cantaban cogidos de la mano. Ni por asomo un escenario en el que te aplaudieran después de morir.

Después de haber recordado toda su vida, no le parecía tan importante como para que le aplaudieran de aquella manera, más bien le parecía una mala comedia en la que al protagonista, en ese caso él, solo le pasaban cosas tristes, que para los demás siempre parecían graciosas.

– Bueno, y como imaginarás, estar aquí no es gratis.

– ¿Perdón?

– Que has de hacer unos… trabajitos, ya sabes… ¿Qué tal se te da aplaudir?

– No creo que a nadie se le de mal.

– No te creerías lo que llegamos a ver por aquí.

Acto seguido se levantó y con un gesto de la mano le indicó una dirección. Se levantó y la siguió. Salieron fuera y se acercaron al patio de butacas, en la última fila había una butaca sola.

– Es tu sitio.

– ¿Tendré que pasarme la eternidad aplaudiendo?

– Esa es la idea, te aplauden, aplaudes, y así va el ciclo.

– ¿Y si me niego?

– Digamos que aplaudir es la mejor de las opciones, pero puedes probar a ver que pasa.

Germán se miró las manos y aplaudió.

– Parece que se aplaudir.

Y allí pasó la eternidad, o no, pues desde el escenario todas las caras parecen iguales, y en el no parar de aplausos alguien puede intentar huir por la salida de emergencias.

MALENTENDIDOS HISTÓRICOS

d78e6a65b157ca94f90a1bb1710d9be7

Unas hermosas vistas se extendían ante él, y el estómago le dio un vuelco por el vértigo. Desde allí se podía ver todo el valle. Impaciente miró a sus espaldas, esperando ver algo que le frenase las ganas de saltar al vacío. ¿Otro intento fallido de acabar con su vida? Observó de nuevo las hermosas vistas que se extendían ante él ¿Será éste el sitio perfecto para morir? Comenzaba a disiparse la angustia que lo había llevado hasta allí cuando escuchó detrás suyo.

– ¡Salta! ¡Salta! ¡Salta!

Se giró y vio a un señor. Era un señor muy anciano, con una larga barba lisa blanca que le llegaba hasta el pecho, cejas muy pobladas de aspecto fiero y ojos alegres y claros. Un aura dorada le rodeaba y una aureola flotaba sobre su cabeza. Daba palmitas y vitoreaba mientras le animaba a saltar. Era Dios.

– ¿Estoy muerto?

– Aún no. Por eso te estoy animando a que saltes de una vez y dejes de darme falsas esperanzas. Con ésta ya van diecisiete veces que has intentado saltar, pero un sitio no era el apropiado, en el otro olía raro, y así en todos salías con una excusa diferente. ¡Vamos! ¡Salta!

– Pero… ¿no es pecado el suicidio? ¿No estabas tú en contra?

– Oh vamos… yo llevo años… siglos… ¡MILENIOS! Intentando mataros a todos, pero cómo os resistís…, ya sabes… “Bicho malo nunca muere”.

El hombre se sentó muy lentamente en una roca, y se apretó fuerte los ojos. Las tres veces que los volvió a abrir, allí seguía Dios. La alucinación estaba durando demasiado, pensó.

– ¿Intentado matarnos?

– Pues claro hijo mío. Os he enviado plagas, la peste, enfermedades raras, y nada, ahí seguís. Mira… yo…. Cuando creé el planeta, bueno, todo el universo, ya sabes…. Hice unos animales preciosos, eran los niños de mis ojos. Unos paisajes que me hacían llorar, era todo muy tranquilo y bonito. Jugaba con mis animalitos, hasta creé a otros más pequeñitos para que se alimentaran. Pero un día, haciendo unas pruebas para crear otro animal fabuloso, ahí aparecisteis. Al principio me hicisteis gracia, tan pareciditos a mi pero en pequeñito. – Se rio un rato Él solo. – Pero luego… ¡Luego me lo destrozasteis todo! Me aniquilabais  animales, me destrozabais los paisajes. Hacéis mucho ruido, ¿Sabes?

– Pero… ¿Tú no nos amabas?

– Os odio. – Contestó fríamente.

– ¿No sacrificaste a tu hijo para salvarnos?

– ¡Malas interpretaciones vuestras! Yo deje a ese impertinente de chico que se creía mi hijo como aviso de lo que os pasaría a vosotros, pero no lo entendisteis. Sois demasiado ególatras a veces ¿no crees?

– ¿Aviso?

– Lo mismo pasó con Noé, ¡Animales! ¡Yo quería salvar a mis animales!, pero resististeis ¡Desgraciados! Pues, ¿no va el y se trae a la mujer? Yo solo quería que sobrevivieran mis animalitos.  Y así con muchas cosas más pero… al final he llegado a la conclusión que, como van las cosas, os matareis vosotros solitos antes que yo con mis avisos. Bueno, que no quería interrumpirte. ¡Salta! ¡Salta! ¡Vamos!, ¿quién es el campeón que va a saltar? – Esto lo dijo con el tono con que algunas personas hablan a los niños pequeños, como si fueran idiotas.

– No lo sé… no estoy yo muy seguro.

– Anda… deja que te ayude un pelín – Dijo alegremente y guiñándole un ojo. – Si vas a estar fenomenal muerto.

Y dicho esto levantó un dedo y las rocas en las que estaba sentado comenzaron a desprenderse. Lo último que vio antes de morir fue a Dios despidiéndose alegremente con la mano.

EL LIBERTADOR

7bfd32e277f3a52fe3ad6c59e1ee352d

Tratan y tratan de convencerme de que lo que hago está mal, ¡que les jodan! ¿Asesinato, muerte antinatural? ¡Si es lo más natural del ser humano! Desde siempre el hombre ha matado por venganza, odio, desesperación o placer. La historia está manchada de sangre y, ¿aún quieren convencerme que es antinatural?

Otra vez pescado para comer, ¡qué asco! En esta puta cárcel no saben cocinar, ya sea pescado, carne, sopa; todo sabe a cenizas y encierro. Todo sabe a opresión. ¿Reintegración? ¿No ven la belleza detrás de todas esas mentes puras que siguen sus más puros instintos y matan, roban y agreden, cuando y como quieren?

¿Cómo me voy a arrepentir si lo que hago es liberarlos? Soltarles las cadenas que los atan y abrirles las alas para que vayan a un mundo donde la realidad no esté cargada de limitaciones. ¿Quién es libre dependiendo de un avión para poder volar?

¡Mierda, tengo que salir de esta celda! Ejercicio por las mañanas, reuniones por las tardes, ¡qué asco!. ¿Para qué? ¿Para ver a través de la valla hacia donde no podemos correr? ¿Para ver a través de la valla toda esa libertad que jamás volveremos a alcanzar? ¿Para ver a través de la valla que al menos aquí dentro estamos un poco más seguros del resto de la humanidad?

Pasan caras, pasan ojos, pasan cuerpos… todos vacíos, todos con faltas, todos inseguros. Yo les ofrezco una nueva oportunidad, una nueva libertad, que se eleven sus almas a un punto que jamás alcanzarían aquí.

¡Qué graciosa la expresión de ayer! Ella me miró con miedo, desde lejos, pero yo veía en sus ojos, en lo más hondo, ocultándose detrás de la repugnancia, una pequeña fascinación.

“¿Qué sentirá cuando está matando?” -seguro que se preguntaba-. “¿No te pesan en la conciencia todas esas muertes?”.

 ¡¿Qué va a pesarme otorgar libertad?! Sacarlos de este mundo podrido que nos ata y dejar a las almas volar.

Yo les ofrezco poder y en vez de agradecimiento, ¿qué me dan? Gritos y más gritos, siempre gritos, una mirada desfigurada por el horror. Deberían agradecerme, yo, su liberador. Pero no, todos le temen a ese ser tan bello que a todos nos llega, antes o después… ¿Qué mal hago? Yo, sufridor, que me quedo en este mundo solo por ayudar, por enseñarles el camino.

     “Hijo, ¿te arrepientes?”. “¿Qué ves en esta imagen?”. “¿Sientes ira?” “Cuéntame sobre tu infancia”. “¿Sientes deseos de matarme?”.

Cuando salga de estas cuatro paredes decoradas con barrotes, por donde nos enseñan la poca libertad que nos queda fuera; todos me escucharán, sabrán y entenderán que la muerte por asesinato es la más natural de todas, la que de verdad caracteriza al ser humano y le dota de libertad y pasión. La Belleza en estado puro. Yo lo llamaría arte.