SINSENTIDOS.

ff3f91687ec423310f4ddd174ccc1da0

Nos partimos por dentro y dejamos que llueva, que humedezca las ramas más secas y escondidas. ¡Qué broten unas nuevas! ¡Que caigan mil rayos! ¡Tiremos la balanza al suelo y empecemos con los saltos! ¿Viva la vida y arriba el amor? ¡Si ya todo está acabado! ¡Mira! Ya entran las dunas y la arena lo entierra todo. Corramos y dejemos plantada la bandera en medio del huracán.


911cf8c3d809a922de94f65bd07a3f85.jpg

El círculo de la comedia empezó, todos empezaron a reír. Trágicamente, uno de los asientos se descolgó y acabó mirando hacia el cielo. Allí vio la libertad. Todo se extendía ante ella ahora, cuando antes, en ese círculo, no podía ver más que comedia, comedia y comedia. Se levantó y sintió como las luces de unos barcos la llamaban desde lejos. Se fue acercando, sentía que debía meterse en el mar, nadar lejos de todo aquello, pero algo la paró. Se paró al sentir el agua rozando sus pies. Alzó la mirada y vio el paisaje, una carcajada le subió por la garganta y se escapó por sus labios, pues  todo encajaba perfectamente y tenía sentido, todo era una pintura. Una pintura que se movía a nuestro alrededor, escondiéndose en forma de paisaje. Volvió a observar el paisaje, la luna, roja, encajada en la esquina derecha, sonriente, donde antes no había nada, donde solo había vacío.

Necesitaba encajar ese momento en algún recoveco de su cuerpo, sin ese pedazo ya no sabía cómo encajar nada. Corrió, se alejó para poder grabarlo en su ser y que quedara constancia, que no cayera en el olvido pero al volver… todo se desmoronó. El paisaje ya no era el mismo, todo estaba tapado, nublado, y no encajaba. Se volvió, triste, al círculo de la comedia, donde todo era comedia, donde solo habían risas.

Volvió una última vez. Necesitaba encontrar la manera de poder encajarlo, las piezas se rompían, se caían sin nada que las juntara. Esta vez estaba más claro, sabía qué había que hacer. La pintura que antes simplemente estaba plasmada ante ella, sin pertenecerle lo más mínimo, ahora estaba bien guardada en su memoria, escondida entre pedazos  de recuerdos diarios que no tenían sentido pero llenaban ese vacío. Y se rió, se rió muy fuerte pues la comedia estaba en todas partes, pero si te fijabas, podías ver claramente las pequeñas grietas que dejaba para que pudieras salir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: