A QUIEN LO LEA:

 3eacee7ab231c2c7480169b4fbe07b40

18/09/2587

 A quien lo lea:

 Escribo estas líneas en papel ya que por muy inteligentes y superiores que se crean, estos monstruos tentaculares seguro que no tienen ni idea de qué es este material tan olvidado hasta en nuestro planeta, y mucho menos pueden reconocer la caligrafía humana.

 Bien, me remonto al principio de los hechos tan conocidos por todos ya. Hace una semana bajaron de los cielos varias naves. En nada llegaron los tanques, todo se llenó de militares, pero antes de disparar alcanzaron a ver la bandera blanca. Una bandera blanca ondeaba en la escotilla de la nave y esta estaba decorada con varios símbolos de la paz con flores. Por una especie de altavoces sonaba “imagine” de John Lennon.

La gente enseguida se relajó, pero yo sigo sin creerme nada de esto. Bajaron y enseguida empezaron con toda esta farsa, que si venían en son de paz, que si los representamos de una manera muy agresiva y no son así, bla bla bla. El caso es que asignaron a cada alienígena un guía ya que en principio no sirve cualquier humano. Así que asignaron a los modificados como yo. Ya se que no soy cien por cien modificado, solo tengo el brazo derecho y el oído mejorado robóticamente, pero ya me podía comunicar con ellos ya que al tener el oído modificado puedo cambiar las frecuencias de sonido y puedo escucharlos. Nos han regalado a cada uno un diccionario que cuando acabe todo quemaré porque no quiero nada que tenga que ver con esto. Y acabará pronto porque voy a destapar a mi “protegido”, como los llaman. Qué irónica la vida, llamar protegido al que te matará en cuanto te confíes.

 Me llamo Carlos y, por si no aparezco, él se llama Tobby, bueno, el apodo que escogió, su verdadero nombre lo desconozco.

 Ayer creo que lo pillé haciendo un invento extraño. Entré en su nave a buscarlo para ir a enseñarle la sagrada familia y estaba trasteando con algo. Me escondí ágilmente para poder espiarlo, lo vi trastear con un objeto extraño que hacía muchas luces y cuando me disponía a saltar encima suyo para pillarle se giró y me sonrío alegremente sosteniendo un pastel donde se veía un símbolo de la paz y una cara feliz. Le tiré el pastel al perro del vecino y sigue vivo, así que creeré que no es un intento de asesinato, a menos que tengan un veneno que solamente afecte a la raza humana.

 Hoy intentaré pillarle otra vez, a ver si me ingenio algo para sacar su verdadero ser. Por mucho que le haga preguntas sutiles no cae en mis ramas. Tendré que drogarle a ver si así se relaja un poco y me confiesa algo.

 Parece que no hay nada que tenga para confesar. Es un alienígena estupendo y no haría daño a nadie. Como sus compañeros. Confiemos en ellos y ayudémosles a subir al poder pues nos llevarán a un glorioso futuro.

Gracias por leerme,

Carlos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s