MICROCRIMEN.

 

af18d9fdec65da21c972566400b97b8a

Las manchas rojas le llenaban la camiseta, goteaban hasta el suelo. Solo se escuchaba el ronroneo de una radio en el fondo de la sala, todo lo demás era silencio. Cogió la servilleta y se limpió de la boca el resto de salsa barbacoa que le quedaba, después examinó las fotografías de las pistas que tenía al lado de la hamburguesa. Era tan sencillo mirado así, la risa le llenó los labios.

 

24cb1399702f4f41b20bbb16730948bd.jpg

Las gotas de sangre caían de sus manos frías, ¡ploc! ¡plic! ¡ploc!, se derramaba por el suelo formando un charco cada vez más grande. Una escena inmóvil, dos cuerpos mirándose, un cigarro a medio consumir. Los ojos abiertos, fríos, miraron el espejo y luego las manos, por fin lo había matado, ¿de verdad lo había hecho él?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s