LUZ.

29939002_10213650115699424_77760192_n

Al fin, esa sensación ansiada, esa paz que hacía tanto tiempo había desaparecido. Las paredes azúl claro, tíbias, me cobijan. Y puedo ver fuera la naturaleza viva que hace tiempo yo creía muerta. Me siento en el escritorio, dejo que fluya, casi salen de mis dedos las palabras y no puedo controlarlas. Están ahí, presentes para mí, sonriendo. Siento que me dan alas y puedo rozar el techo. Pero ya no quiero que haya techo, quiero seguir volando. Lo aparto con una mano y salgo de la sala, me elevo. Casi rozo las nubes juguetonas que me cantan las nanas de cuando era pequeña, esos diecinueve días y quinientas noches, esas que ya no recuerdo, esas que se han escondido entre reproches, entre caras tristes, en conversaciones banales que no me llevan nunca a ningún lado, pero quiero que estén ahí. Conversaciones oscuras donde no me encuentro y debería encontrarme. Soy un esqueleto vacío que se construye a través de la tinta, me devuelve las alas y las puedo abrir y volar, y rozar las nubes que siempre he visto de lejos, y me devuelven a una noche que yo creía oscura, pero ahora su reflejo me pinta en azul claro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s