PROBLEMAS DE ADOPCIÓN.

4ddf6be73f40bcdb9042eb4e7d472de8

EXTERIOR. UNA CALLE PERDIDA DE LA GRAN CIUDAD POR DONDE NO PASA NADIE.

(Margott, de 15 años y Víctor, de 14 años, miran sin saber muy bien qué decir un objeto en el suelo.)

MARGOTT: (se pone una mano en la frente) ¿Qué mierdas hacemos ahora?

VICTOR: (sin moverse, en estado de shock) No hables así, parece un bebé.

MARGOTT: Me da igual, hablo como me sale de… (Va a hacer un gesto obsceno pero Víctor la para)

VICTOR: (se inclina para mirar dentro de la cápsula) Yo creo que deberíamos acogerlo.

MARGOTT: (mira por detrás de Víctor) ¿Qué dices? Si llamamos a la NASA seguro que nos pagan una buena pasta por esto.

VICTOR: (se mueve nervioso) Pero experimentarán con él, y no viviría con la conciencia tranquila. No me parece bien.

MARGOTT: (lo aparta) Eres demasiado moñas. Imagínate lo que podríamos comprarnos, además de hacer un bien a la comunidad científica, claro…

VICTOR: No sé… no me acaba de convencer… Yo me lo podría quedar, buscar con qué alimentarlo, enseñarle,… quizá un día sea de gran ayuda, en… ¿una guerra intergaláctica o algo así…? ¡Veríamos el choque de mundos con este bebé!

MARGOTT: (con cara de perplejidad) ¿En serio? No me toques las…

VICTOR: ¡Ah, ah, otra vez con ese vocabulario!. (Le tapa las orejas al bebé alienígena y habla flojito) Voy a educarlo bien, será mejor persona que tú, que solo andas pensando en el dinero.

MARGOTT: ¡Es que estoy segura de que nos pagarían millones! Podría dejar el trabajo, ¡podría vivir en una casa en la playa!

VICTOR: (aprieta más al niño hacia sí) Pero para que, si no lo vas a poder compartir con nadie, por egoísta.

MARGOTT: (gesticulando mucho) ¡Me da igual! ¡Pagaré a gente para que me quiera! Además, se te han muerto todas las mascotas que has tenido desde pequeño.

VICTOR: Pero… Pero… pero ahora es diferente. Sé que puedo cuidarlo.

MARGOTT: (suspira y medita) Pero, ¿es que no ves que si lo vendemos tendremos la vida solucionada? No más deudas, no más preocupaciones, no más trabajar en esa hamburguesería donde te llenas de odio hacia los clientes y el jefe no para de jod… molestar. Y seguro que se te muere de hambre, ¿con qué se alimentará esto?

VICTOR: Seguro que sale en Internet. Además, si nos lo quedamos, ¡seremos los únicos con un alien en casa! Los primeros que han cuidado de él, siempre dicen que vienen a por guerras, y ya desde un principio están hostiles, pero nosotros podemos hacerlo bien, podemos hacer un cambio ¿Dónde deja eso a no tener deudas y vivir tranquilamente al lado de la playa?

MARGOTT: En el mismo sitio. ¿Y qué hacemos? ¿Nos lo turnamos? Si no me dejan ni tener un perro, ya verás cuando descubran eso… (Señala con gesto de desprecio al bebé.)

VICTOR: Si quieres lo dejamos en mi casa, no hay problema. Lo cuido y cuando vengas pues le regalas cosas… y esas cosas que hacen las madrinas o las tías…

MARGOTT: (Se ríe cínicamente) ¡Eso sí que no!, ¿para que luego solo te quiera a ti y solo te beneficies tú?

VICTOR: ¿Qué dices? Solo quiero cuidarlo y ver qué sale de esto, cómo se comunica o cómo sienten y ve las cosas. Ver si puede hablar como nosotros si le enseño…

UNA NAVE BAJA DEL CIELO

MARGOTT: Me parece que vienen los padres, es todo tuyo.

VICTOR: ¿No era de los dos hace un momento?

MARGOTT: ¡Aah!, ahora sí que quieres compartir, ¿eh?

VICTOR: ¡Calla y corre! (Sale corriendo con el niño en brazos)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s